ÓSCAR OLGUÍN Y EL TNF ENDURANCE CHALLENGE: EL TRIUNFO DE LA HUMILDAD


Cuando Óscar Alexis Olguín Medina, a sus 30 años, cruzó la meta de los 160K en la versión 2016 del The North Face Endurance Challenge, supo que hacerlo tras 26 horas 12 minutos y 20 segundos le estaba dando el primer lugar en esta tradicional prueba, una de las más exigentes en ultra distancia del calendario nacional. En ese momento, Óscar pasó a copar los lentes de las cámaras de prensa, a ser dueño de los flashes y a dar que hablar en la creciente comunidad trailera local. Óscar, con toda la humildad que irradia, quizás no se da cuenta de que ese triunfo cambió algo más que su medallero personal; fue una ventana a nuevas oportunidades en esta pasión que es correr en la montaña.
 
Soltero con hijos, nacido en Coinco y radicado en Doñihue, Óscar debe estrujar las horas de entrenamiento para compatibilizarlas con el oficio que hoy ejerce: conductor de un vehículo municipal, aunque estudió para ser programador computacional.
 
Y acá nos cuenta cómo vivió su triunfo en el Endurance, lo que ha significado para él y su próximo gran desafío.

Por Alexis Hernández, corredor y colaborador de Revista PuroFondo.
 
¿Cuánto tiempo te prepárate para los 160k del Endurance?
Siempre estoy entrenando harto, pero para el Endurance me enfoqué 100% cuatro meses antes. Si bien entrené en diversos lugares, principalmente lo hice en el cordón cordillerano de la Región de O'Higgins, además de aprovechar las distintas carreras que hice a lo largo de Chile, y que usé como entrenamiento. También organizamos salidas con grupos de amigos y mi hermano Sebastián para entrenar en altura y así poder tener la preparación suficiente para enfrentar el gran desafío de los 160K.
 
Traté de acumular unos 200K a 250K por semana y a medida que se acercaba la fecha aumenté todo lo que pude las distancias, para enseñarle a mi cuerpo lo que tendría que correr. Ese tipo de entrenamiento que realice hizo que corriendo los 160K no me sintiera en ningún momento exigido.
 
¿Siempre fue tu objetivo ganar los 160K del Endurance?
Realmente nunca fue mi objetivo ganarlos, solo se dio y lo disfrute mucho. Mi objetivo principal era mejorar el tiempo en respecto de la carrera de 2015. Lamentablemente ese año, en el kilómetro 18, me lastimé un pie y no pude correr en condiciones óptimas. Este año si todo salía bien tenía la esperanza de estar dentro de los  primeros.
 
No está en mí competir con los demás atletas. Mi competencia es conmigo, y al Endurance eso fui a hacer, no con el resto. Yo me preparo para mejorar mis tiempos y poner al límite mis capacidades.
 
Igual habías comentado a tu círculo más cercano que te tenías fe...
Sí, tenía las ganas de ganarla, pero lo veía como un sueño de todo corredor yo creo. Ahora, que eso pase es lindo, porque ahí te das cuenta de que valió la pena el esfuerzo del entrenamiento, que en mi caso igual es complicado. Yo trabajo como cualquier mortal, tengo familia que atender y eso hace que el tiempo de entrenamiento se valla acotando mucho.
 
Cuándo cruzaste la meta declaraste que no tienes auspicio de marcas o empresas, solo el apoyo de tus amigos. ¿Es así?
Sí, es verdad. A un mes de la carrera me quedé sin zapatillas, y un amigo me regaló unas para que yo siguiera entrenando y pudiera participar en la carrera. Otro amigo me dio dinero para comprar las cosas que me faltaran y eran necesarias para el entrenamiento.
 
Con esa ayuda tenía solucionado lo relacionado con el equipo para entrenar, pero poco antes del Endurance me puse nervioso cuando vi que no tenía el equipo obligatorio para participar. Me sentí frustrado, aunque por ahí dicen que "a nadie le falta Dios": un grupo de amigos se organizaron y reunieron el dinero necesario para comprar las cosas que faltaban. Ellos solo querían que yo participara en la competencia, no me pedían nada a cambio, que cumpliera el sueño para el que había entrenado durante cuatro largos meses.
 
¿Previo a la carrera pediste ayuda a algunas marcas?
No lo hice porque creo que es difícil que alguien te de auspicio y además que si lo hacía y me decían que no me iba a sentir bajoneado y frustrado. Eso me sacaría del enfoque principal, que era entrenar para correr de buena forma los 160K del Endurance.
 
Después de que te coronaste como el ganador de la máxima distancia en el Endurance, ¿te han llamado algunas marca para ofrecerte auspicio?
SÍ, si me han llamado algunas marcas y eso me da tranquilidad porque podré seguir participando en carreras sin tener la necesidad y la presión de que de algo me falte para poder conseguir mis objetivos.
 
¿Sientes que ser el ganador de los 160K fue como tu titulación en ultra trail?
La verdad es que nada cambia. Tu triunfo o fracaso va a depender única y exclusivamente del empeño y lo riguroso que eres al entrenar. Ser el ganador de los 160k no me hace sentir titulado como corredor en ultra, hoy pude ganar pero en otras carreras quizás no lo haga. Todas las competencias tienen un desafío y una complicación propia, por lo tanto tendrías que vencer en todas ellas para poder titularte, y eso es muy difícil que pase.
 
¿Para correr qué estrategia usaste?
No soy muy de diseñar estrategias tan elaboradas. Lo único que planifiqué es el tiempo que debía tardar entre un punto y otro, y para que no se me olvidara los llevaba anotados en mi brazo izquierdo. Esta carrera yo la iba a correr con mi hermano Sebastián y mi amigo Boris, pero ellos tuvieron que abandonar porque se lesionaron. Igual siguieron apoyándome durante toda la carrera junto a Tita Martínez y eso me daba ánimo para seguir adelante. Eso lo tomo como una estrategia motivacional.
 
¿Consideras que la ruta estaba bien marcada?
En lo general la ruta estaba bien marcada. Yo no soy de Santiago y tampoco conozco la zona, así que el perderme o no dependía mucho de que la ruta estuviera bien marcada. Hubo en un momento que me perdí, pero fue por una mala indicación de las personas que estaban en la ruta. Eso me hizo perder unos 45 minutos o un poco más.
 
¿Cuál fue tu cesación una vez que cruzaste la meta?
Fueron muchas emociones. Los últimos cuatro meses fueron duros y complicados, sobre todo llegar al punto de no tener un par de zapatillas para entrenar y el equipo obligatorio para poder competir. En ese momento me sentía un ganador, sin dudas, pero no de la carrera sino de haberle ganado a la adversidad.
 
Cuando cruzaste la meta exhibiste una polera con un mensaje que decía "PARA SER BUENO, HAY QUE SER HUMILDE". ¿Por qué o a quién iba dirigido ese mensaje?
La polera me la pasó mi hermano Sebastián con Tita cuando faltaban 7K para cruzar la meta. Tiene que ver con lo que yo siempre difundo en las redes sociales; es un mensaje para todos aquellos que se sienten superiores a los demás por el hecho de ganar podios en las carrera. Si ganas o pierdes tienes que seguir siendo la misma persona que eras antes de haber ganado algo.
 
¿Cuál es tu próximo objetivo?
En estos momentos, mi objetivo más grande es correr el Tor Des Geants (en los Alpes italianos). Ojalá completar los 330K, cosa que hasta aquí ningún chileno ha logrado (N. de la R: En 2015 Claudio Davico fue finisher en la competencia, pero no completó el circuito porque la prueba se suspendió antes de tiempo).
 
En lo personal, me siento capaz de realizarla y quiero tener la oportunidad de participar y demostrar que puedo.
 
¿Has tenido la oportunidad de participar en competencias fuera de Chile?
Cuando corría en calle viaje a competir a Mendoza (Argentina) una vez... pero no pude competir porque el bus en que íbamos se perdió y nunca llegamos a la competencia...
 
Esa fue la única vez que tuve la oportunidad, pero lamentablemente no lo pude hacer.
Mis ojos están puesto en el extranjero. Ya he corrido la mayoría de las carreras acá en Chile y no me gusta mucho repetir las carreras.
 
Con toda esa experiencia corriendo en Chile, ¿cómo evalúas los eventos de trail que se organizan acá?
Por supuesto que me ha tocado más de alguna vez llegar donde se suponía que tenía que haber un punto de abastecimiento y no estaba porque habían decidido ponerlo más adelante, sin informar. También me he perdido porque el marcaje de la ruta no fue el mejor y varias otras cosas. Pero en general las carreras en Chile son buenas, solo que pienso que el trail en Chile recién está madurando.
 
 



   



13° Revisión de Zapatillas: testeamos Calle y Trail
RICHARD DONOVAN: CUANDO LA VIDA ES UNA AVENTURA
TRIPLE CORONA EN EE.UU.: ¡MÁS DE 1.000 KILÓMETROS, EN 3 CARRERAS, EN 3 MESES!
RIESGO CARDIOVASCULAR Y EJERCICIO
  • full screen slider
  • full screen slider