LA HISTORIA DESCONOCIDA DETRÁS DE LA ZAPATILLA MÁS VENDIDA EN EL MUNDO


Es indiscutible que Reebok es una de las grandes marcas deportivas a nivel mundial. Y como casi todas, partió de abajo, a punta de esfuerzo y creatividad. Sin embargo, al éxito de esta marca se suma un hecho fortuito del que poco se conoce y que cambió su historia para siempre, impulsándola a lo que es hoy. Tiene que ver con el lanzamiento de su famosísimo modelo Freestyle, y un pequeño incidente...
 
Corrían los primeros años de la década de los 80’. Reebok era una empresa de tamaño medio que tuvo sus orígenes en 1890, en Holcombe Brook, un pequeño pueblo inglés. Noventa años después había sido adquirida por empresarios estadounidenses, y pretendía ganar un lugar en el competitivo mercado norteamericano.
 
Era una época en que comenzaba a estar de moda el aeróbico concepto del fitness, y a los creativos de Reebok se les ocurrió crear una zapatilla híbrida solo para mujeres, que mezclaba el fitness con lo urbano. Por lo mismo, la llamaron Freestyle, e hicieron dos versiones, una con caña alta (Hi) y una sin caña (Low).
 
Para poder salir a vender este nuevo modelo a los distintos distribuidores, se mandaron a hacer muestras a un productor chino. Y cuando los ejecutivos ya tenían organizada la gira por todo Estados Unidos llegaron las muestras, pero éstas tenían una falla: en la punta del pie el material estaba arrugado, y no tenía un acabado parejo como debía ser. De inmediato se contactaron con el productor chino y éste les comentó que efectivamente había un problema con la máquina, pero que cuando se realizara la producción real las zapatillas estarían bien, pues se corregiría la falla.
 
Los altos ejecutivos no pudieron ya echar pie atrás, por lo que partieron a la gira de venta explicando que las muestras tenían aquel problema, pero que se corregiría desde los primeros envíos reales. Sin embargo, y para su sorpresa, a varios distribuidores les gustó que la punta de la zapatilla tuviera ese acabado, pues consideraban que de esa forma el cuero parecía mucho más fino y suave...
 
Un buen problema
 
La gira fue un gran éxito, y los distribuidores hicieron una preventa de zapatillas mucho mayor que lo esperado. Eso sí, la gran mayoría puso como condición que la zapatilla siguiera estando arrugada en su punta.
 
Con esto se generaba un nuevo problema, porque para ese entonces el productor chino ya había corregido la falla de la máquina... Imaginen ustedes lo complejo que es recrear una falla para la que una máquina no fue diseñada ni programada. Fue un caos pero con gran final, porque el productor logró desandar el camino en la reparación, y las zapatillas comenzaron a producirse con lo que antes fue una falla, y luego un gran detalle de diseño que se sumó a la línea de producción del calzado.
 
Lo más increíble es que, cuando en 1982 se comenzó a comercializar la Reebok Freestyle en sus dos versiones, el éxito fue inmediato, y se convirtió en uno de los modelos más vendidos en toda la historia del calzado deportivo mundial. Era inimaginable ser mujer y no tener una Freestyle en esos años, ya sea para entrenar en el gimnasio, como para caminar en la calle con estilo casual. 
 
La Freestyle se transformó en todo un ícono de la moda en la década de los 80’, y hasta el día de hoy de comercializan las versiones clásicas. Y, lo más increíble, es que gracias al éxito de este modelo, Reebok se posicionó como una de las marcas deportivas más influyentes de Estados Unidos y, luego, de todo el mundo.
 
Un incidente que cambió la historia de Reebok.
 



   



EMPRESARIOS: ¡CONTRATEN DEPORTISTAS!
BARKLEY, LA CARRERA MÁS DURA Y MISTERIOSA DEL MUNDO
RICHARD DONOVAN: CUANDO LA VIDA ES UNA AVENTURA
LA TRAMPA EN EL RUNNING
  • full screen slider
  • full screen slider