ATACAMA XTREME 2016... UNA EDICIÓN DISTINTA


La edición 2016 del Atacama Xtreme estaba lista para que todo resultara perfecto. Era la tercera versión y se habían afinado detalles de lo ocurrido el año anterior, que ya había estado muy bueno. Pero lo que marcó al evento esta vez fue una tragedia imposible de prever...
 
Por Cristián Sieveking V. Ultramaratonista y director de la prueba.
 
Nada podía hacernos presagiar la tragedia que venía. Mary Betts, de 57 años, se desplomó en el kilómetro 17 para no pararse más. ¿Qué pasó? Nadie entendía nada. Luego del shock inicial hubo que tomar decisiones. La primera fue detener las 100 millas que habían partido a las 16:00 hrs del viernes 20 de mayo. La principal razón, entre otras, es que Carabineros nos indicó que no podría haber seguridad médica suficiente para el resto de los corredores, ya que los equipos de emergencia se concentraron en el sitio de la tragedia, y la ruta contaba con muchos riesgos reales para los corredores. Además, el sábado se comenzaban a correr los 80K y 50K, y estaba complicado porque como organizadores no podríamos estar en el circuito preocupándonos de los corredores, ya que teníamos que realizar los trámites de rigor por la muerte de Mary y ver las gestiones con su familia. Una carrera sin el organizador presente la consideramos imposible. Así que, luego de analizar la situación, suspendimos todas las distancias.
 
Teníamos que informar lo que estaba pasando. Nos contactaron muchos medios que nunca se han interesado por el lado positivo de la disciplina, por lo que declinamos impulsar a la prensa sensacionalista. Pero sí los invitamos a informarse en nuestra fanpage de Facebook como fuente oficial. Por medio de la amiga de Mary, Jen Segger, que estaba en San Pedro de Atacama (ver entrevista central de esta edición) y había venido como acompañante, pedimos autorización a la familia para publicar el suceso. Como no sabíamos si todos sus cercanos ya se habían enterado, preferimos enviarles el texto que publicaríamos para que ellos lo aprobaran. Recién cuando nos dieron el visto bueno subimos esa única publicación oficial. Al cierre de esta edición, siendo 1 de junio, aún estamos en espera de la repatriación de Mary y no tenemos mayor información. Apenas podamos, y si su familia lo permite, informaremos la o las causas de su muerte.
 
Para nosotros la seguridad de los corredores siempre va a ser prioritaria. A pesar de lo duro o poco popular que esto pueda ser, nos hace muy fácil tomar la decisión: haber seguido con las 100 millas y poder preparar los 80K y 50K estaba fuera de toda opción.
 
Para el sábado 21 a las 09:00, citamos a todos los corredores a una reunión donde les entregamos la información oficial, y el por qué de la decisión de suspender la carrera. La gran mayoría de los corredores apoyaron en esta decisión, como lo hicieron quienes mandaron sus cariñosos saludos para Mary, su familia y a los organizadores por las redes sociales, al tiempo de llamarnos.
 
Para ese día, decidimos hacer unas actividades en los lugares más emblemáticos de la ruta de 100 millas en honor a Mary. Y el domingo hicimos la entrega simbólica de las medallas de finisher a quienes concurrieron. Luego vino la reflexión y el autoanálisis.
 
Cuando se gestó la idea de hacer esta carrera pensamos en los exámenes médicos, pero la verdad es que lamentablemente muchos son "truchos". Basta una llamada para que un amigo doctor firme el certificado. Por otra parte, no existen exámenes que puedan prevenir una muerte súbita o un infarto cerebral, entre otros males. Hay personas que han muerto con un examen cardiaco normal.
 
Personalmente, para una carrera que haré el próximo año me piden un electro con no más de 30 días de antigüedad. Pero igual ese examen no previene absolutamente nada, a menos que nunca me haya hecho uno y que tenga una condición cardiaca no identificada previamente.
 
En cuanto a la experiencia, Mary era más experimentada que cualquier corredor en Chile por lejos. Ultra corredora desde 2005, con seis 100 millas, Marathon des Sables, Badwater 135, Coastal Challenge 250K etapas, Grand to Grand 250K etapas, Yukon Arctic 100 millas, Taho 323K non stop. Con toda esa experiencia, era la que más tranquilidad nos daba. Eso sin contar que en agosto tendría un 200k y 30 días después otro.
 
Seguimos creyendo que lo más importante es informar muy bien y detalladamente a lo que se va a enfrentar cada corredor. Son todos mayores de edad y deben asumir esa responsabilidad. Hay que ser riguroso con la reunión técnica de competencia y con la exigencia de equipamiento obligatorio. La información de los kilometrajes, la ubicación de los abastecimientos y lo que tendrá cada uno, debe ser conocido por todos. Y después respetar aquello que se informó. Pienso que estas son algunas de las funciones importantísimas de los organizadores. Pero no nos podemos meter en las decisiones de los corredores, sobre si están aptos o tienen la experiencia. Si alguien sin experiencia quiere correr el Atacama Xtreme 2017, mejor que lo piense tres veces.
 



   



EMPRESARIOS: ¡CONTRATEN DEPORTISTAS!
BARKLEY, LA CARRERA MÁS DURA Y MISTERIOSA DEL MUNDO
RICHARD DONOVAN: CUANDO LA VIDA ES UNA AVENTURA
LA TRAMPA EN EL RUNNING
  • full screen slider
  • full screen slider